[Cap 5] Kujibiki Tokushou: Musou Hāremu ken




Capítulo 5 -  Perseguir la conspiración

“Ya se ha vuelto peligroso recolectar monedas de bronce en este pueblo”

“Estoy de acuerdo, han disminuido considerablemente, recolectar más llamaría la atención y sería peligroso”

“Carguemos solamente con lo que hemos conseguido, prepáralo”

“Lo tengo”

Es la voz de un hombre, hay dos de ellos conversando

“Cliente”

“Ahh!”

Una mano estaba siendo agitada al frente de mi rostro, fui sorprendido porque fue de repente.

“Qué sucede estimado cliente, viendo tan intensamente en dirección a la puerta”

“Ahh. No”

Escogí mis palabras

Las voces que escuche fueron a través de la puerta, es decir que están fuera de la tienda.

“Lo siento, recordé que tengo cosas importantes que hacer”

“¿Eh? Pero la comida está siendo---“

“Volveré luego”

Dije eso y salté afuera de la tienda.

Enfoqué mis oídos.

Entre los ruidos, encontré la voz que había escuchado antes.

Es el mismo sentimiento que tienes cuando escuchas música y escuchas diferentes sonidos, por ejemplo, oír cuidadosamente soló el sonido de la batería.

“Maldición, obtener ganancias está bien, pero realizar el acarreo es un duro trabajo”

Ubique la voz que escuché hace un rato.

La perseguí.

Los dos hombres de antes estaban juntos conversando

Es por eso que perseguí ese sonido, confiando en las voces me puse en marcha en búsqueda de ellos.

Después de doblar varios callejones, llegué a un lugar poco popular.

Súbitamente la voz bajo de tono.

“¿Entraron ellos en algún lugar?”

Miré alrededor de la vecindad.

Entrando a un callejón en la parte trasera, había diferentes clases de estructuras.

Busqué un lugar por el cual se pudiera entrar---- me pare frente a la puerta de un edificio y enfoque mis oídos.

Haciendo eso, pude escuchar la voz del hombre de antes, en el quinto piso de este edificio.

“¿Esto es todo, cierto? Bien, vamos a llevarlo a cabo esta noche. Únete a los otros chicos en un pueblo diferente y tráelo al lugar de los hornos de fundición.”

“Hey, ¿cuánto vamos a ganar con esto?”

“Con el precio de mercado del bronce al día de hoy… fundirlo y venderlo obtendríamos el doble”

“Woah, se ha incrementado más que antes, eso significa que esto tendrá un valor más del doble del valor del dinero ¿cierto?”

“Eso es correcto”

“Uwaaa”

Sonaban peligrosas las palabras del hombre, así como cuando las escuche por primera vez,.

“Las monedas de bronce… fundirlas en un horno, convertirlas en material crudo y luego venderlo”

Fundir el dinero de un país sin permiso, es posiblemente un gran delito que se prohíbe en cualquier lugar.

Pensé en atraparlos, así como están, pero al escucharlos, puedo saber que tienen otros compañeros y personas que colaboran con ellos.

Si los atrapo en este momento, solamente estaré cortando la punta de la cola del lagarto.

“….”

Cuidadosamente memoricé este lugar y me fui de inmediato.

“Este lugar eh…”

Preguntándole a los residentes, llegue a la oficina pública del pueblo.

Algo como la policía, cuando pregunte por el lugar donde mantenían cautivos a los criminales, este fue el lugar que se me señalo.

“Espera, quien eres tú”

Justo como en el primer momento cuando llegue a este pueblo, unos guardias armados me detuvieron.

Bueno, es una reacción natural, pero yo también tengo algo preparado.

Saqué el abanico que la princesa Helena me dio y se la mostré a los guardias.

“Soy el ayudante de la princesa Helena, deseo hablar con la persona a cargo”

“Princesa…? MAH, ese es el emblema de la familia real… además es auténtico!”

El guardia confirmó la autenticidad del abanico con magia.  *o algo como eso*

De una vez, su actitud se volvió como la de una persona totalmente diferente

“Por favor espere un minuto, iré a informarle de inmediato”

“Está bien”

El guardo entró corriendo.

Esperé en ese lugar por un tiempo.

Después de 10 minutos, el guardia salió.

“Siento haberlo hecho esperar, Almosso-sama está esperando adentro, entre por favor”

Siendo pasado a través del lugar por el guardia, entré.

Guiado de esa manera, llegué a un lugar que parecía una oficina.

Dentro de la habitación, se encontraba un hombre de edad media con buena vestimenta.

Tan pronto el hombre me vio, me dijo con una cara seria.

“Me llamo Kefuka Almosso”

“Yo soy Yuuki Kakeru”

“Ese es un nombre el cual no estoy acostumbrado a escuchar, ¿cómo debería llamarle?”

“Como usted desee”

“Muy bien Kakeru-sama, sobre ser un ayudante de la princesa…”

“Si, esta es la evidencia”

Engañando una segunda vez.

Era una mentira, por eso me siento un poco culpable, pero lo aguante y le enseñe el abanico.

“Esto es… ciertamente propiedad de la princesa Helena Teresia Melcouri. Por favor discúlpeme. No quise decir que yo haya dudado de usted, pero el guardia dijo “un hombre con ropas extrañas”, entonces para estar seguro…” TN: recuerdo haber puesto que la princesa se llamaba Helena Teresa Mercury, pero cambie de fuente y decidí utilizar este otro nombre.

“Está bien”

Estaba preparado para que dudaran de mi por lo menos en esta proporción, por eso es que saque la pertenencia de la princesa Helena.

“En vez de eso, hay una importante conversación que deberíamos tener”

“¿Qué clase de conversación?”

“En este pueblo hay aquellos que están recolectando las monedas de bronce y las están fundiendo”

“… eso es… esa conversación es algo que no debería decirse, pero ni como broma”

La complexión de Almosso cambio súbitamente.

Considerando el tamaño de la historia, es una reacción normal.

“Esto no es una broma”

Le dije las cosas que escuché y que también vi.

Como cuando no había suficiente cambio en el restaurante, era de lo que hablaba el hombre.

Justo como había sucedido se lo conté a Almosso

“También tengo reportes de la disminución en las monedas de bronce, es un pueblo donde los comerciantes van y vienen, debido a eso pensé que estaban siendo tomadas con la razón de hacer negocios.”

“Esta clase de cosas pasan en la realidad, sería realmente malo si no hacen algo”

“Tienes razón, por cierto, ¿su alteza la princesa sabe de esto?”

“No… ella no lo sabe”

Dije princesa Helena… porque no sé cómo reaccionaría la familia real si escuchara sobre esta clase de cosas.

“Solo me dijo algo sobre eso la princesa, y yo me encargue de rastrear las monedas de bronce”

Solo dije cosas usuales, pero que son difíciles de descubrir.

“Es así, No, déjanos hacer algo por eso primero, dañar la moneda es un delito de todas formas, debemos pedir un juzgamiento luego de que capturemos a los culpables”

“Estoy de acuerdo”

“Llamare a los soldados”

Almosso aplaudió con sus manos, “Clap” “Clap”

Luego de un rato, hubo pisadas que sonaban fuertemente “Dotadotadota” y tres soldados armados entraron.

Solo tres… son pocos, pero aun así es mejor que nada.

Debido a que hay demasiados enemigos con los cuales tratar, yo solo, no puedo físicamente… literalmente* manejarlos.

Cuando estaba pensando en eso…

“Capturen a ese hombre”

“HA!”

“¿Eh?”

Fue algo repentino, cuando no fui capaz de seguir la situación, un soldado me arresto y me puso las esposas por la espalda.

“¡Tu!”

“Me disculpo, bueno, ya sabes que quiere decir eso…”

“¡Tú también eres parte de eso!”

“Es correcto”

“¿¡Por qué estás haciendo esas cosas?!”

Mientras estaba siendo suprimido, le pregunte a Almosso

“Porque es un buen negocio, sabes. Desde el comienzo, los oficiales que gobiernan pueblos como nosotros, recibimos los derechos de renovación.  Recolectamos las monedas dañadas, y las cambiamos. Pedimos apropiadamente nuevas monedas y obtenemos una comisión, que somos libres de decidir como recibirla. Era considerablemente un buen negocio… pero…”

Almosso rio.

Con una odiosa sonrisa

“--- Como yo pensaba, vender el bronce en sí, era mejor. Con la ayuda de criminales, intentaba obtener una gran ganancia, pero nunca pensé que sería fichado por su alteza la princesa Helena”

“…”

“Sin embargo parece que el viento sopla a mi favor, te escuche decir que la princesa aún no sabe sobre esto, significa que haciéndome cargo de ti aquí, recolectar más monedas de bronce y cambiarlas por unas nuevas es posible que pueda cubrir este negocio”

“…”

“Sin embargo es muy malo para ti… por favor desaparece aquí. Y si vas a tener algún tipo rencor, por favor culpa a tu propia falta de cautela.”

“Yo no tendré algún tipo de rencor contra ti o algo por el estilo”

Le dije

Sorprendentemente hasta para mí, con una voz fría

“Qué quieres decir”

“Quiero decir esto”

Me puse de pie, aunque estaba siendo suprimido por la espalda, me levante normalmente.

“Hmmmph”

Usando un poco de fuerza, rompí las esposas.

Estaban hechas de acero, pero fueron rotas fácilmente.

Los ojos de Almosso se estaban saliendo, e hizo una expresión de incredulidad

Esa expresión era fastidiosa también.

“Parece ser, que debo comenzar capturándote a ti primero eh…”

Declaré


Es hora del castigo. 



Traductor: Rasputin
Corrector: Shirou Senpai


Capítulo anterior                                                 Capítulo siguiente

Entradas similares

0 Comentarios